Arbusto semileñoso, de la familia Capparaceae.
El origen del nombre se pierde en los idiomas antiguos: κάππᾰρις kápparis en griego clásico, al-qábar en árabe etc. Estípulas, en la especie tipo, transformadas en espinas de hasta 1cm, lo que justifica su epíteto.
Normalmente no supera los 50 cm. de altura. Ramas largas, erectas, ascendentes y decumbentes, terminan quedando postradas a ras de suelo y ocupando una superficie de varios metros cuadrados. Hojas alternas, pecioladas; limbo de hasta 4,5 cm, mucronado, glabro o glabrescente.  Flores largamente pediceladas, axilares y solitarias. Sépalos caducos, verdes con margen rojizo. Pétalos de hasta 3,5 cm, blancos o blanco-rosados. Estambres numerosos con largos filamentos purpúreo-violáceos, anteras amarillas. El fruto es un baya de hasta 4,5 cm.
Se da en zonas con acusada aridez, sobre suelos calizos, margosos, yesosos e incluso salinos; bien soleados.
Se distinguen dos subespecies: la tipo, C. spinosa L. subsp. spinosa, de ramas más o menos ascendentes, estípulas espiniformes y hojas con mucrón potente, de ovadas a elípticas a obovadas, y C. spinosa subsp. rupestris (Sm.) Nyman, de ramas péndulas, estípulas setáceas de hasta 2mm, hojas con mucrón vestigial y más redonditas. Las diferencias morfológicas son netas y no parecen darse formas intermedias, pero están claramente ligadas a la adaptación evolutiva a hábitat diferentes: la primera, cultivada y subespontánea, puede darse en cualquier suelo de los indicados; la  segunda, como indica el epíteto subespecífico, habita en acantilados marinos, roquedos y muros fuera del alcance de los herbívoros por lo que no necesita invertir esfuerzos en dotarse de defensas.
Comparten distribución geográfica, desde el Mediterráneo cálido (en la Península, el E y S) hasta Australia pasando por el África y Asia tropicales.
Imágenes de C. spinosa

Enrique Luengo
Enrique Luengo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.