Planta anual o bienal  verde, espinosa,  de has 150 cm, de la familia de las compuestas o asteráceas.
El nombre era común en latín para los cardos, en sentido amplio, y antes en Grecia se decía κάρδος , cárdos ; con los nombres antiguos conviene no intentar ir más atrás en su origen aunque la asonancia con el sánscrito kar, duro, rígido, es evidente. El epíteto viene del latín tenuis, delgado, fino y folium, hoja: de hojas más finas que las de sus congéneres.
Tallos alados en su mayor parte, con alas palmatilobadas con espinas amarillentas de hasta 18 mm. Hojas pinnapartidas o pinnatífidas, sésiles, decurrentes, con 3-8 pares de lóbulos palmatilobados con 3-5 lóbulos. Capítulos en grupos compactos de hasta 12, sésiles o subsésiles, a diferencia de C. pycnocephalus ,a la que se parece mucho, pero suele tener al menos algún capítulo sobre un pedúnculo áfilo y sin espinas de más de 3 cm. Brácteas con ápice arqueado-patente, también a diferencia de C. pycnocephalus que las tiene rectas. De C. bougeanus se diferencia porque éste tiene el involucro glabro o grabrescente y C. tenuiflorus lo tiene araneoso.
Común en el Sureste de Madrid y La Sagra. Es especie ruderal y viaria, nitrófila. De su distribución desde el Magreb a Europa Occidental incluidos el Reino Unido y Bélgica  ha pasado a naturalizarse en las Américas, Suráfrica etc. En países mediterranoides llega a ser invasora.
Imágenes de C. tenuiflorus

Gózquez de Abajo (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.