Hemicriptófito de C y CW peninsular con tallos de hasta 115 cm, de la familia Compositae .
Planta de color verde pálido. Hojas caulinares ovado-lanceoladas, séxiles, las basales de hasta 46 cm, atenuadas largamente en un pecíolo, con nervio medio y secundarios visibles por ambas caras. Capítulo globoso, truncado en labase, de hasta 20 x 14 mm. Brácteas imbricadas, dispuestas en 7-8 series, las medias con apéndice triangular-ovado, erecto, con 15-20 pares de fimbrias laterales. Corola con tubo blanquecino y limbo rosado-violeta o blanco-rosado, con 5 lóbulos desiguales. Vilano externo bien desarrollado. Se distingue de la especie-tipo, la  Centaurea nigra L.  porque ésta tiene los capítulos siempre discoides, o sea con todas las flores hermafroditas y de similar tamaño formando un disco compacto, mientras que la subespecie que nos ocupa los puede tener radiantes, o sea con las flores periféricas neutras y patentes, en posición más o menos radial, y mayores que las interiores. Además, los involucros son truncados en la base (en la C. nigra, redondeados) los apéndices triangulares de las brácteas medias más rechonchos, ovados y no lanceolados, erectos y no patentes, con las fimbrias algo más abundantes de tonos castaño a blanquecino y no negruzco a pardo. El epíteto se refiere evidentemente a los montes Carpetanos, de donde es endémica aunque su distribución es un poco más amplia, llega a Ciudad Real.
Se cría sobre suelos ácidos, en herbazales húmedos junto a cursos de agua.
Muy parecida a C. jacea, pero C. nigra tiene los lóbulos de la corola muy desiguales.
Imágenes de C. nigra carpetana

Somosierra – J. C. Campos Casabón
Hoyocasero – J. C. Campos Casabón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.