Hierba perenne de hasta 150 cm, hemicriptófito rizomatoso de la familia de las compuestas.
En los clásicos se encuentra este nombre como  kríssion en griego, cirsion en latín, procedente de kríssos, varices en griego. Existía la creencia de que había una planta cuyas raices aplicadas sobre las varices tenían efecto calmante; por la descripción se trataba de un cardo, en el sentido amplio de la palabra.
Especie muy variable en cuanto a la morfología foliar, indumento, espinescencia, disposición y tamaño de los capítulos. En la Península se reconocen tres variedades. Espinosa y ± pelosa. Tallos muy ramificados, total o parcialmente alados. Hojas ± coriáceas, haz sin espinas y envés por lo general densamente tomentoso-araneoso, lóbulos rematados en una espina; las inferiores pecioladas y ligeramente lobadas; las caulinares sésiles, muy decurrentes, lobadas o pinnatífidas con lóbulos triangulares. Capítulos sin hojas involucrales, generalmente en inflorescencias paniculiformes terminales, rara vez solitarios, subsésiles o casi. Involucro sobrepasado por las flores, de ovoide a ovoide-cilíndrico, de hasta 15 mm. Brácteas erectas y ± adpresas excepto el ápice algo erecto-patente o recurvado, las externas y medias verdes o purpúreas con margen ligeramente tomentoso y con una callosidad glandulosa subapical bien desarrollada y rematadas en un espina, las internas lineal-lanceoladas e inermes. Corola purpúrea de hasta 17 mm.
Áreas alteradas o removidas o pastizales higronitrófilos en suelos húmedos o encharcados. Más bien propio del norte de Madrid, en el sureste aparece en la zona que colinda con Madrid. Presente en varios pastizales bien conservados, antiguamente muy pastoreados ubicados en Coslada y Rivas-Vaciamadrid. Tenemos localizadas 4 poblaciones. En el Humedal de Coslada, que ha visto alterado el ecosistema, corre peligro, debido a que la cuenca de recepción del arroyo que lo nutría ha sido urbanizada y el arroyo canalizado y desviado, con lo que se seca progresivamente. Los otros enclaves son: el arroyo de la laguna de 3M, los arroyos y pastizales de el Cristo de Rivas y el arroyo que partiendo de las cumbres de Vallecas (vertedero de Valdemingómez), vierte al Jarama y que a pesar de proceder de un lugar tan degradado está en muy buen estado de conservación. Más hacia el sur su papel ecologico pasa a jugarlo Cirsium monspessulanum, que lo sustituye y con el que no coincide geográficamente.
Imágenes de C. pyrenaicum

Cristo de Rivas (M) Rubén de Pablo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.