Planta herbácea anual, efímera, de la familia Cruciferae.
El nombre del género es diminutivo del latín clypeus, escudo redondo, por la forma circular de la silícula que recuerda un escudo; el epíteto específico ahonda en las características de sus silículas: en griego, ἲον íon es el color violeta yθλάσπις thláspis era una planta citada por Dioscórides y otros clásicos, cuyo nombre deriva del verbo θλάω thláo aplastar, con lo que el epíteto significa  «con silículas aplastadas de tonalidades violetas».
Tallos de hasta 18cm, en condiciones duras de sólo 3cm, simples o ramificados, más o menos cubiertos de pelos estrellados, blanquecinos, adpresos, de radios ramificados, también presentes en sus hojas, mucho más abundantes por el envés. Estas son obovado-lineares a espatuladas, enteras, pecioladas. Fruto orbicular, con pelos cortos y gruesos solo en el centro, o totalmente lampiños, rara vez con pelos solo en las alas.
De distribución mediterránea y por el Levante hasta Irán, se encuentra en la mitad oriental de la Península, sobre suelos pedregosos o arenosos, indiferente al pH del sustrato, hasta los 1500m.
Florece entre febrero y julio.
Imágenes de C. jonthlaspi microcarpa

Los Cohonares (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.