Arbusto o arbolito caducifolio de hasta 5 m, de la familia Cornaceae, propio de bosques marcescentes o caducifolios, bosques de ribera, generalmente en la mitad norte y algunos núcleos montañosos del sur, siempre en lugares frescos, subhúmedos o húmedos. Por eso es extremadamente raro en las comarcas calurosas o secas. En el sureste de Madrid es excepcional. Tenemos noticia de tres ejemplares en el municipio de Orusco, en la ribera de un antiguo arroyo desecado por el urbanismo, en una zona de huertas periférica de la población. La ignorancia o la estupidez han querido que los paisanos los cortaran a matarrasa y fumigasen con herbicida el paraje. Por fortuna han rebrotado. Es posible que el urbanismo acabe por liquidarlos.
Ramas erectas, opuestas, las jóvenes rojizas. Hojas de hasta 9 x 5,5 cm, opuestas, de ovadas a elípticas, acuminadas, de base redondeada, margen entero; 3-4 nervios secundarios y paralelos y arqueados hacia el ápice, muy prominentes por el envés, con peciolo algo acanalado de hasta 15 mm. Inflorescencia terminal en cima corimbimiforme, largamente pedunculada y ebracteada, rebasada prontamente por los vástagos vegetativos. Cáliz campanulado. Pétalos blancos.
Imágenes de C. sanguinea sanguinea

Orusco (M) Rubén de Pablo
Fuentes de la Alcarria (Gu) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.