Hierba perenne,rizomatosa inerme, endémica del centro y oeste de España, de la familia Compositae.
Tournefort y Vaillant tomaron el nombre del género (aunque luego su autoría le correspondiera legalmente a Linneo) del francés, doronic, tomado a su vez del árabe dorond, derivado de un nombre persa que se aplicaba a alguna planta compuesta con propiedades medicinales. El epíteto por los montes Carpetanos, que Boissier y sobre todo Reuter estuvieron reconociendo en la primera parte del siglo XIX.
Tallos erectos y ramificados, de (15) 30 a 70 (110)cm de altura. Hojas inferiores ovado-orbiculares, acorazonadas en la base, pecioladas, hojas superiores sésiles a amplexicaules, lanceoladas, todas con nervadura reticulada aparente y nervios secundarios poco visibles. Flores en capítulos, las externas liguladas, las internas tubulares, todas amarilla. Capítulo floral con 2-3 filas de brácteas no ciliadas con numerosos pelos glandulosos.
Los caracteres en negrita son discriminantes frente al Doronicum plantagineum L. donde los caracteres son lo opuesto.
A diferencia de la subespecie típica que tiene el receptáculo pubescente, varios capítulos; ésta lo tiene glabro o subglabro y 1-2 capítulos.
Roquedos, gleras, cursos de agua.
Florece de (junio) julio a septiembre.
Extremadura: Taxon vulnerable (VU)
Imágenes de D. carpetanum kuepferi

La Covacha (Av) Enrique Luengo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.