Hierba anual de la familia  Compositae o compuestas, nombre mucho más expresivo que el que se suele usar actualmente de Asteraceae.
Filago viene del latín filum, por los hilillos, en realidad pelos largos muy finos y afieltrados, que recubren esta especie y varias del género. El género lo establecieron Tournefort y Vaillant, aunque Linneo lo hizo suyo, y describió esta especie a partir de datos que le proporcionó su discípulo Loefling desde España, que la tenía entre sus pliegos del herbario que hizo de todo lo que herborizó en Madrid, hoy desaparecido.
Pyramidata del griego pyramís, por el invólucro (el conjunto de brácteas que protegen cada capítulo de flores) prismático-piramidal. Esas brácteas están dispuestas en 4-6 filas, las brácteas externas con arista muy rígida y divergente.
Tallos bien desarrollados, alargados, por lo general solo ramificados en la inflorescencia, excepcionalmente pueden alcanzar 60 cm, con frecuencia mucho más pequeña; hojas de linear a obovadas siempre más anchas en la mitad superior, las involcurales en número de 5-10 y 3-4 veces más largas que anchas, algo revolutas y de tamaño similar al glomérulo; capítulos sésiles, piramidales, con 5 ángulos bien marcados,  3-30 en racimos más o menos laxos; cada capítulo con 4-8 (10) flores femeninas y 4-8 hermafroditas.
Habita en pastizales terófiticos (= que, como esta especie, se secan cuando llega la época en que no pueden sobrevivir, en nuestro caso en verano), en claros de bosques, bordes de cultivo, cunetas, de preferencia en lugares soleados y arenosos, indiferente al tipo de suelo; florece de abril a junio. Muy común en Madrid, es circummediterránea y se encuentra en toda la Península, más rara en las zonas de clima atlántico.
CTC (M) Darío Meliá
Cerros Chicos (M) Darío Meliá
Arroyo Espartinas (M) Darío Meliá

Arroyo Culebro (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *