Mata leñosa. Caméfito de la familia de las Caryophyllaceae.
El nombre del género lo creó Linneo a partir de gýpsos, yeso, y phýlos, » amante de los yesos «. Ginés López dedicó el epíteto a  Enrique Valdés Bermejo, profesor de botánica en la facultad de farmacia en la Complutense y luego compañero suyo en el RJB.
Altura de hasta 1m. Deriva de un híbrido frecuentemente estéril de Gypsophila struthium y Gypsophila tomentosa, la Gypsophila x castellana, que posee pelos glandulosos en las hojas y ramas.  De hojas oblongo-lanceoladas o lineares, planas y crasas. Carece tanto en tallos, como en hojas y flores de pelos. Flores rosadas, a diferencia de Gypsophila struthium, que las posee blancas, aunque por lo demás esta última tiene hojas lineares y un aspecto general muy diferente. 
Es un endemismo de Castilla. Se distribuye básicamente por Cuenca, Guadalajara y Madrid, aun cuando hay pequeñas poblaciones en Valladolid y Segovia. Ecológicamente ocupa depresiones algo salinas y taludes de caminos entre los 700-800 metros sobre suelos con yeso o con algo de este mineral en su composición. Coloniza también terrenos removidos. Las poblaciones que conocemos son reducidas y localizadas.
Castilla La Mancha: Taxon de interés especial (IE)
Castilla y León: Taxon vulnerable (VU)
Valencia: Taxon protegido no catalogado
Imágenes de G. bermejoi

Arganda del Rey (M) Darío Meliá
Valle del Tajuña (M) Rubén de Pablo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.