Hierba anual, terófito de la familia de las compuestas.
Cuenta con una roseta de hojas divididas en la base. Sus tallos, alargados, muy ramificados, pueden medir hasta 60 cm. Sus hojas son poco abundantes, y su tamaño se reduce conforme subimos por el tallo al tiempo que se dividen menos hasta llegar a las pequeñas hojas lineales situadas bajo los capítulos; éstos  son ovoides, con brácteas verdes y coriáceas terminadas en una espina aguda persistente y generalmente erecta (a diferencia de M. salmantica que son caducas y de erectas a reflejas). Las flores son de color púrpura. Sus frutos también permiten diferenciar a esta especie de la M. salmantica (que a diferencia de esta es perenne, hemicriptófita), son dimorfos, los periféricos son más pequeños que los centrales y carecen de vilano o lo tienen muy pequeño, mientras que en M. salmantica todos son iguales y poseen vilano. La arista que culmina las brácteas es de mayor longitud que en M. salmantica y no es caediza como frecuentemente sucede con esta.
Florece de Junio a Agosto.
Especie de ambientes ruderales, en sustratos de naturaleza caliza. Escasa en Madrid, presente solo en su cuadrante sureste, aunque abundante en Rivas-Vaciamadrid, Arroyo Espartinas en S. Martín de la Vega-Valdemoro y la Marañosa de Getafe.
Imágenes de M. duriaeie

Cerro Almodóvar (M) Rafael Baudet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.