Hierba perenne, inerme, de pequeñas dimensiones de la familia  de las Compositae.
Pilosella viene del latín pilosus, que en francés dio lugar al diminutivo piloselle: pelosilla, por los abundantes pelos que se ven en las hojas de la mayor parte de las especies del género. El epíteto no necesita traducción: se lo pusieron el suizo Boissier y su ayudante-colaborador Georges Reuter, que se patearon la península herborizando y tomando datos topográficos a principio del siglo XIX.La estuvieron viendo con frecuencia por los montes de Toledo y en el Sistema Central, en el área de Guadarrama y de Gredos; un indicio de que las cosas han cambiado es que la vieron también por el Pardo, cuando hoy es sólo del piso montano, entre piornales, pastizales y tomillares, con tendencia a estar en suelos rocosos y silíceos. Es un endemismo que desde el centro peninsular llega a puntos del N de Portugal.
Los tallos principales son estériles y parten de una roseta basal de hojas densamente flocosas, tanto por el haz como por el envés. Los capítulos se sitúan en tallos secundarios estoloníferos, generalmente prostrados. Las flores son numerosas, todas hermafroditas, ligulares, zigomorfas, las exteriores más o menos abiertas en estrella.

Somosierra (M) J. C. Campos Casabón
Somosierra – J. C. Campos Casabón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.