Planta herbácea vivaz. Hemicriptófito de la familia de las compuestas.
El origen del nombre científico y del común deriva de la creencia popular de que servía para curar las picaduras de las víboras: curtio, curtionis en latín tardío, en catalán medieval escurçó, en francés antiguo y provenzal scorzon o ecorzon, en italiano obsoleto scorzone. El epíteto alude a su presencia en la Península, que no es exclusiva: su distribución  alcanza desde la cuenca mediterránea hasta el S de Siberia, con puntos aislados a lo largo del W y SW de Asia.
De raiz axonomorfa, negra por fuera y blanca por dentro, gruesa, que acumula substancias de reserva para superar el invierno y poder brotar con vigor en primavera, como la zanahoria. Sus hojas basales son enteras de borde algo ondulado, glabras y lanceoladas, puntiagudas. Su flor que permanece abierta pocas horas al día es de un amarillo claro vivo, con base a menudo purpurea, muy hermosa y tiene el involucro con brácteas dispuestas en varias filas, sin pelos.
Cultivada en Centroeuropa como verdura, por su sabor dulce y ser nutritiva.
Imágenes de S. hispanica

El Espartal, Valdemoro (M) Julio Martín
La Boyeriza (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.