Hemicriptófito de la familia Compositae.
Hierba de hasta 17 cm. Con tallos erectos, de mayor longitud que la de sus hojas, pubescentes, de indumento aracnoideo, que se depilan al madurar ,de pardos a purpúreos. Hojas entre 1,2-10,5 x 0,4-3,5 cm, pecioladas, pinnatisectaas, sin manchas purpúreas, cuyo nervio no tiene estrías longitudinales, de verde a purpúreo; Entre 4-7 lóbulos laterales por hemilimbo, deltoideos o triangulares, indivisos, ocasionalmente recurvados, con margen distal de entero a dentado, recto o ligeramente convexo y proximal entero o con algún diente, recto o ligeramente convexo, con dientes triangulares, que están presentes también entre lóbulos de los que los proximales se continúan en el peciolo con dientes triangulares mas o menos regulares. El lóbulo terminal es triangular, hastado, sagitado o trilobulado, y por lo general, entero; Capítulo de 16,9 a 29,8 mm de diámetro. Involucro con brácteas externas de ovadas a ovado-lanceoladas, de adspresas a recurvadas, con margen escarioso de, verde oscuro a purpúreas en el ápice, con cuerno o callo subapical. Flores hermafroditas con polen. Corola amarilla con las lígulas mas externas del capitulo con banda violeta oscuro en su dorso. Anteras amarillas y ramas estilares verde oscuro. Aquenios ferrugíneos o pardos; cuerpo de 2,7 a 3,8 mm, con espículos (como pinchitos) en su mitad apical, a veces con escuámulas bicuspidadas (Taraxacum obovatum, con el que podríamops confundirlo por el color del aquenio presenta aquenios ferrugíneos a pardos, con escuámulas bi y tricuspidadas en toda la superficie del aquenio), el resto mas o menos liso, con costillas anchas, cono de 0,6-1,2mm, mas o menos cilíndrico; pico de 2,8-7 mm, verdoso o rojizo. Vilano 5,1-6,7 mm, concoloro y blanco.
Hábitat: en la Península Ibérica y las Baleares. En suelos calizos y dolomíticos fundamentalmente, sobre suelos removidos o pisoteados, márgenes de caminos, calzadas, etc.
Imágenes de T. marginellum

Fotos tomadas por Rubén de Pablo, en jardines asilvestrados de Rivas-Vaciamadrid.
Arriba aquenio de Taraxacum marginellum con sus principales características. Abajo, hoja que suelen medir de 1,2 a 10,5 cm x 0,4-3,5 cm (sin contar peciolo), con de 4 a 7 lóbulos laterales (4 en este caso) y dientes triangulares entre los lóbulos, y un lóbulo terminal triangular, hastado, sagitado (es el caso) o trilobulado.
Abajo podemos ver varios aquenios de una misma flor y podemos apreciar la tremenda variabilidad del género Taraxacum que hace tan difícil su clasificación y que a poca gente le apetezca hincarle el diente a las claves. Hay aquenios que se ajustan a la descripción y otros que muestran cierto parecido, sin llegar a ser, como los de Taraxacum ovobatum, al tener bultos en su mitad inferior y algunas escuámulas bicuspidadas (en T.ovobatum la mayoría son bi y tricuspidadas y recorren el aquenio de arriba a abajo). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.