Planta perenne con tallos de base leñosa. Caméfito rastrero de la familia de las labiadas.
El nombre del género era común en Grecia, aplicado a varias labiadas; parece que eran dedicadas a un mítico Teucrio primer rey de Troya, quien primero encontró uso en botica a algunas labiadas. El epíteto viene de Gnaphálion, que a su vez procede del griego gnaphállon, copo de lana, y el sufiijo griego -oides «parecido a» : que recuerda un Gnaphálion por su indumento lanoso en tallos y especialmente en el cáliz, con flores apicales en cabezuelas densas. Habría sido más correcto usar la grafía gnaphaloides, como en Ptilostemon, Artemisia, Plantago etc.
Planta muy ramificada, cespitosa, a veces con estolones, suele presentar dimorfismo estacional: los tallos invernales-primaverales son ascendentes, con frecuencia prostrados y con estolones, blancos o todo lo más amarillentos; los primaverales-estivales son erectos, de blancos pasan a verdes o amarillos y finalmente los floríferos son rojizos, erectos. Su indumento pasa a ser simplemente una pubescencia cuando en los otros tallos es algodonoso de pelos muy largos, ramificados y entrelazados. Las hojas son asimismo dimórficas, grisáceas las invernales, verde-amarillo las primaverales, siempre con indumento lanoso.
Común en el Sureste de Madrid y La Sagra. Habita en substrato calizo, margoso o yesoso, entre matorrales, tomillares, pastos, claros de pinares y encinares. en suelos salinos o margosos suelen presentar las corolas de color púrpura, en los otros substratos tiran más a rosado-crema.
Endemismo peninsular, más frecuente en su mitad E básica, desde los 200 a los 1200m o algo más. Florece desde abril a junio (julio).
Imágenes de T. gnaphalodes

Perales de Tajuña (M) Darío Meliá
El Butarrón (M) Darío Meliá
Rivas Vaciamadrid (M) Darío Meliá
Ptº de La Marañosa (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.