Planta perenne, hemicriptófito rizomatoso de la familia de las compuestas.
Wedelia (en honor de Georg W. Wedel, farmacéutico alemán de la segunda mitad del s. XVII-comienzos del XVIII) aunque si nos atenemos a las referencias internacionales deberíamos emplear el basiónimo, Pascalia glauca Ortega. Gómez Ortega la describió a partir de ejemplares en el Real Jardín Botánico de Madrid que se obtuvieron a partir de semillas que trajo Née de Chile, que todavía se conservan en el Jardín. Glauca, evidentemente, por su color glauco o gris-azulado.
De 30-80 cm de altura, hojas opuestas. Produce unas pocas flores de disco y lígulas amarillas terminales. Pasa en estado latente el invierno, a finales del mismo crece su parte aerea, floreciendo en verano-principios de otoño, para desaparecer con los fríos. Especie alóctona procedente de Sudamérica. Tóxica, causa cierta mortalidad entre el ganado vacuno en sus regiones de origen. En  la pampa Argentina se la considera invasora y está presente en el SE de EEUU, en Alaska, la India, Suráfrica, Australia… en la península se tenía constancia de que está asilvestrada en Aranjuez, Manzanares el Real, Tielmes… a partir de finales de los ´80 del siglo pasado en  varios puntos de las provincias de Valencia y Castellón; en 2016 se ha detectado en provincia de Córdoba. Se propaga por rizoma y parece prácticamente inerradicable. Todo apunta que es una de las tantas invasoras , «daño  colateral » de la Pangea virtual en que ha convertido el orbe la especie de mayor éxito y más invasora que ha producido la evolución.
Imágenes de W. glauca

Arroyo Culebro, Pinto (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.