Hierba perenne. Hemicriptófito de la familia Compositae
El nombre del género se tomó de una planta que según la tradición usaba Aquiles para curar las heridas de sus guerreros. Todas las plantas del género son amargas y se han usado en medicina popular. El epíteto específico viene del griegoγῆρας , ghéras vejez, con el prefijo a- privativo: «que no envejece», en alusión a su inflorescencia persistente incluso cuando se seca.
De rizoma rastrero corto, de tallos erguidos, con hojas caulinares enteras a diferencia de las restantes del género, alternas, aserradas; las basales pinnatífidas. Con capítulos numerosos, de un amarillo intenso, agrupados en corimbos terminales. Con brácteas involucrales coríaceas, aquillas, en 3 hileras desiguales. Flores amarillas, las externas hemiliguladas.
Florece de Mayo a Julio.
Vive en herbazales densos, de hierbas vivaces, en vaguadas o en bordes de caminos, en lugares habitualmente con cierto encharcamiento temporal, sobre margas y calizas. Señalada de la zona centro y sureste de Madrid. Muy rara. Nosotros solo conocemos una población de unas decenas de ejemplares en el Arroyo de Valdemingomez, en la finca del Congosto, Rivas-Vaciamadrid. También está citada por Willkomm en Aranjuez. Se encuentra dispersa por toda la Península, excepto por Extremadura y casi todo Portugal y el N cantábrico, y su distribución alcanza todo el arco superior mediterráneo hasta los Balcanes y Grecia.
Imágenes de A. aegeratum

Guadalerzas (To) – Enrique Luengo
Rivas Vaciamadrid (M) Rubén de Pablo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.