Planta vivaz de la familia de las compuestas.
El género se caracteriza por tener los capítulos dispuestos en corimbos y ser muy numerosos y su nombre se tomó de una planta que según la tradición usaba Aquiles para curar las heridas de sus guerreros. El epíteto específico remite a un cierto parecido  (muy tenue) con una Filipéndula.
Flores externas liguladas, siendo el  limbo de la lígula más ancho que largo. Recéptaculo plano con escamas estrechas. Frutos muy comprimidos sin vilano. A. filipendulina es una herbácea perenne  que puede alcanzar 1,2 m. Se cría en suelos húmedos bien drenados, pudiendo encontrarse en taludes y cunetas. Los capítulos se disponen en corimbos aplanados superiormente y pueden llegar a tener 15 cm. de diámetro. El tallo tiene pelillos blancos y unos surcos que lo recorren desde la base. Las hojas son alternas y pinnapartidas.
Alóctona, originaria de la región turcoiraniana, utilizada en jardinería en Europa desde el XIX, a veces se asilvestra y se ha detectado en varios puntos de la zona Centro de la Península, siempre en zonas ruderales y aparentemente escapada de jardines. Lo que no quita para que, por si acaso, figure en el Atlas de Plantas Alóctonas Invasoras (así, en mayúsculas) de España y esté prohibida, por lo menos sobre el papel, su comercialización.
Imágenes de A. filipendulina

Alcorcón ( M) Darío Meliá
Fernando de Henares (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.