Planta herbácea perenne de base leñosa. Pequeño caméfito de la familia de las labiadas.
Plinio cita el nombre de abiga, del verbo abigo, yo expulso y por extensión yo aborto, como correspondiente al griego chamaipítys, seguramente aplicado a unas labiadas y probablemente a las ajugas; Es posible que Linneo, que no solía dar explicaciones de las denominaciones que utilizó, haya deformado abiga en Ajuga, y también puede que lo haya formado del privativo a- y de jugum, el yugo: «sin yugo», por su labio superior que en otras labiadas es conspicuo y en este género es muy corto y rudimentario. El epíteto es corrupción medieval del nombre que aparece en Plinio: de abiga pasó a ser iva, que Linneo recuperó al llamar la especie Teucrium iva.
Con múltiples tallos de 4 a 15 cm ramificados desde su base, lanosos. Las hojas tienen de 1,5 a 4 cm de longitud x 1,5-7mm de anchura, oblongas u oblongo espatuladas. El margen puede ser entero o presentar dientes laterales, mas o menos grandes, hasta pequeños lóbulos que sin embargo no llegan a parecerse a los de Ajuga chamaepytis, que posee tres segmentos lineales, estrechos, con lo que se diferencia con facilidad de esta sin necesidad de verlas en flor. El margen es revoluto y están cubiertas de pelos simples por haz y envés. Las brácteas se asemejan a hojas y superan a las flores en longitud. Las flores son de 13-24mm de color rosado, amarillo, crema o blanco, pero con nervios y manchas de color púrpura, parecidas a las flores amarillas, con manchas púrpuras de A. chamaepitys, pero que no adopta esas otras tonalidades. El tubo sobresale del cáliz y el labio inferior tiene el lóbulo medio entero.
Rara en el Sureste d Madrid y La Sagra. Crece en lugares herbáceos secos, subnitrófilos, sobre sustratos de muchos tipos, tales como arcillas, calizas y margas. Se distribuye por la España mediterránea menos fría, básicamente la franja mediterránea, Andalucía, Extremadura y Castilla la Mancha, en la zona de Ciudad Real. Otras localizaciones más interiores son raras. En la base de datos Anthos no figuran citas del territorio madrileño, pero en el trabajo sobre las labiadas de la Comunidad de Madrid de Ramón Morales Valverde, RJB-CSIC (  BoL Complutensis 22: 9-62) se menciona de Aranjuez y del Gutarrón, cita antigua de Loefling que tal vez se refiera al cerro Butarrón de Ciempozuelos-Chinchón. Nosotros la hemos localizado en la dehesa vieja de Carabaña, en pastos situados en claros de coscojares, en suelos calizos poco profundos, cerca de la cornisa pontiense del valle del Tajuña, en antiguos pastizales de ganado ovino.
Imágenes de A. Iva

Corral de Calatrava (CR) Enrique Luengo
Dehesa de Carabaña (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.