Planta de la familia de las compuestas, o asteráceas.
El nombre es griego y se refería a una planta comestible; probablemente relacionado, por alguna razón, con ander, andros, hombre. Ragusina quiere decir evidentemente de Ragusa pero no sabemos a cuál se refería Linneo: si a la de Sicilia o a la antigua colonia veneciana en la costa adriática que hoy llamamos con su nombre croata de Dubrovnik.
Las especies del género Andryala de la península son 5: tres de éstas, Andryala agardhii, laxiflora y arenaria no hemos logrado encontrarlas en el territorio de estudio. Andryala ragusina e integrifolia son en cambio comunes en la zona. Como todas las del género, son muy pelosas y tienen látex y numerosos capítulos, agrupados y solo con lígulas. Brácteas involucrales en una sola fila, con pocas adicionales.
Hemicriptófito/caméfito de hasta 50 cm de altura. Toda la planta con un tomento blanquecino, a diferencia de Andryala integrifolia en la que este es verdegrisáceo. Tiene las hojas inferiores pecioladas (esto también marca la diferencia con A. integrifolia) con dientes muy marcados; los capítulos son de color amarillo y no alimonado.
Se cría en pedregales y suelos arenosos como su congénere y es característica de los pedregales de las riberas de los ríos. Florece de mayo a septiembre.
Imágenes de A. ragusina

Soto de Pajares (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.