Arbustillo peloso, erecto, muy ramoso, de hasta 120 cm. de altura, de la familia Cistaceae.
El nombre del género ya se usaba en latín como tal y en griego en sus variantes kísthos, kístos, para las jaras; es palabra que el griego importó de algún otro idioma, de origen desconocido. Psilosepalus está formada por psilos, que en griego significa desnudo, liso y sepalus, sépalo en latín, aunque  éstos no son precisamente lisos: son ciliados, largamente pelosos-hirsutos, sobre todos los externos. Los dos sépalos externos tienen el margen revoluto, doblado hacia atrás, por lo que el epíteto puede interpretarse como que dejan desnudos y a la vista los tres sépalos interiores, similares todos en tamaño. Hojas trinerviadas, oval-lanceoladas a oblongas, subsentadas, de hasta 65 mm, poco o nada brillantes. Inflorescencia cimosa, corimbiforme, o flores solitarias. Flores sobre pedicelos de hasta 14 mm. Brácteas no involucrantes, caedizas.  Pétalos blanco-marfil maculados de amarillo en la base. Estilo muy corto. Cápsula coriácea, dehiscente en 5 valvas, inclusa en el cáliz, éste acrescente.
Especie calcífuga, se cría en matorrales con influencia oceánica y veranos secos; prefiere suelos arenosos, en las localidades más calurosas suelos turbosos. Se distribuye por la parte W de la Península y en puntos aislados del litoral cantábrico de Francia, donde está protegido. Desde el mar sube hasta los 1.100m y florece entre abril y junio (julio).
Castilla La Mancha: Taxon de interés especial (IE)
Madrid: Taxon vulnerable (VU)
Imágenes de C. pilosepalus

Mijares – J. C. Campos Casabón
Navaconcejo (Cc) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.