Anual densamente pubescente de la familia Compositae.
Diversos autores  (Greuter, Nicolás López ) han retomado la utilización del basiónimo de Linneo, quien la describió primero con el nombre Erigeron bonariensis; su postura está  avalada por la investigación genética que ha demostrado que Erigeron y Conyza comparten grupo monofilético. Lessing tomó el nombre del griego kónyza, citado por varios autores (Aristóteles, Ecateo, Teofrasto y Dioscórides) aunque estos lo usaban para otra compuesta del género Pulicaria. El epíteto específico indica su origen, la Argentina.
Tallo erecto y ascendente ramificado, las ramas laterales que igualan, y con frecuencia sobrepasan, el eje principal. Estriado y pubescente, con muchos pelos adpresos y unos pocos patentes; hojas alternas, peludas, con nervadura central (en las hojas caulinares los nervios laterales apenas se aprecias, a diferencia de C. sumatrensis, lanceolado-lineares con ápice agudo, estrechadas en la base sin pecíolo evidente, margen entero un poco dentado y a veces sinuado; las hojas superiores, más pequeñas, lineares. Inflorescencias paniculares que tienden a ser corimbosas, capítulos de 3-4,2mm de diámetro en la base (más grandes que E. canadensis E. sumatrensis que, en la base están en los 2-2,5 y en (2)2,2-2,8 (3) respectivamente. Brácteas de los capítulos pelosas o velludas,  de ápice manifiestamente rojizo, en fresco. Flores periféricas femeninas, tubulosas, de color blanco-amarilllento. El receptáculo está ligeramente muricado (como cubierto de pequeños resaltes que no llegan a ser espinas), a diferencia de E. sumatresis, que lo tiene alveolado.
Común. Las conizas son terófitos alóctonos:  Ahora se encuentran en todo el mundo, ayudadas en su dispersión por la gran distancia que pueden recorrer sus vilanos y por su facilidad para instalarse en suelos recién alterados, soleados, arenosos, a veces muy secos donde todavía no haya conseguido ninguna otra especie. También ayuda su plasticidad que le permite comportarse bien como terófito de vida muy corta, con floración y fructificación de junio a octubre, bien como hemicriptófito perennizante, aunque siempre de vida corta, con floración en cualquier época del año según las condiciones ambientales.
Imágenes de E. banariensis

Gózquez de Abajo (M) Darío Meliá
M-301, Las Monjas. Getafe (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.