Caméfito ramoso de hasta 50 cm, de la familia Cistaceae.
Fumana es un neologismo botánico basado en la palabra latina fumus, humo, por el aspecto gris ahumado de este género: lo creó un tal Thomas Bartholin, danés del s. XVII, que fue al mismo tiempo médico, teólogo, fisiólogo, matemático y botánico. Ericoides significa «parecido a una erica», un brezo, lo cual no ayuda mucho  para distinguirla de la Fumana ericifoliala fumana «con hojas de erica, de brezo».
Según Flora Iberica, esta especie tiene ramas erectas gruesas, hojas superiores semicilíndricas, no ciliadas, obtusas y terminadas en un pequeño mucrón; los pedicelos y los sépalos son glabrescentes o glandulosos-pulverulentos.
La ericifolia, en cambio, tiene ramas arqueado-ascendentes, delgadas, hojas superiores canaliculadas, ciliadas, agudas con un mucrón mas conspicuo: los pedicelos y los sépalos son glanduloso-ciliados de forma desigual. La Fumana ericoides se cría en suelo profundo margoso y yesoso. Matorrales y tomillares, abiertos y soleados. Es endémica del Sureste peninsular y de Marruecos. En  Flora Ibérica se duda si un pliego de esta especie que se encuentra en el herbario del RJB y herborizado por C. Vicioso está bien clasificado, porque el cerro Gutarrón (sic) queda fuera del área de distribución conocida, o si por el contrario indica un insuficiente conocimiento de los cerros calizos de Madrid; nosotros la tenemos vista en el Sureste madrileño, por lo que podemos confirmar que es cierta la segunda hipótesis.
Diferenciación de otras especies del género: Fumana laevipes es de hojas alternas filiformes, de color glauco, Fumana thymifolia las tiene ovales, siendo una matilla postrada. Fumana procumbens, como las restantes, tiene flores solitarias extraaxilares, a diferencia de Fumana scoparia que las tiene en racimos, dispuestas entre las hojas de los tallos fértiles, de pedicelos recurvados y gruesos. Fumana ericoideses la que mas se parece en su porte, de gruesas ramas erectas, pero es de flores solitarias. Fumana ericifolia tiene un porte bien distinto, de ramas finas arqueado ascendentes, dando lugar a matas procumbentes. La especie mas parecida es la disposición de la flores es Fumana paradoxa, no presente en la Sagra y la alcarria madrileña, aunque si en páramos altos de Guadalajara y Cuenca, esta última es de porte almohadillado, pulvinular.
Imágenes de F. ericoides

Morata de Tajuña (M) Darío Meliá
Sacecorbo (Gu) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.