Geófito de la familia Iridaceae.
El nombre se creó a partir del griego gyné, mujer, en botánica el gineceo o el pistilo, anér, andrós, hombre, masculino, en botánica los estambres, y el género Iris : unos Iris en los que pistilo y estambres están soldados (parcialmente, en esta especie). El epíteto se tomó de Teofrasto, que lo usó para una bulbosa: seguramente derivado de sisýra, capa o vestimenta  de piel fina o tejido basto, por las túnicas gruesas, reticualdas, que envuelven el bulbo.
Tallos erectos de hasta 40 cm, con dos hojas, raramente tres, más largas que el tallo de hasta 50 cm. x 0,8 cm, de base envainante y limbo decumbente o ascendente, curvado y canaliculado, cilíndricas al principio. Inflorescencia formada por 1-3 (7) cimas con 1-4 flores cada una. Brácteas membranosas de hasta 7 cm. Perianto con tépalos de hasta 3 mm, limbo patente de algo más de 1/2 de la uña, azul-violeta, con una mancha blanca en la base y una banda longitudinal basal amarilla. Ovario pedicelado, ramas estilares bífidas, azul-violeta. Cápsulas largamente apiculadas.
Florece de Enero a Abril.
Planta heliófila, de terrenos abiertos, se cría en pastizales de poco porte y es colonizadora de bordes de caminos y en calvas de pastizales muy pastoreados. Falta en los suelos arenosos. Se encuentra en la mitad meridional de la Península (Clusio la describió y le dedicó una lámina en su famoso libro de la flora hispana) y su distribución se extiende hasta Pakistán.
Murcia: Taxon de aprovechamiento regulado.
Imágenes de G. sisyrinchium

Abenójar (CR) Enrique Luengo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.