Hierba perenne, cespitosa, de la familia de las  Poaceae .
El género recibió su nombre en honor de Georg Ludwig Koeler (1765-1807), botánico alemán autor de una obra sobre las gramíneas, como se denominaban antes las poáceas. El significado del epíteto específico es evidente.
Se puede reconocer por la base de los tallos recubierta por las vainas foliares muertas que forman una espesa retícula en la macolla, lema aguda con tres nervios e inflorescencias apicales en panículas densas que  forman espigas cilíndricas densas verde-amarillentas con reflejos plateados. Todos estos caracteres son comunes con la Koeleria vallesiana y la diferencia, muy difícil de apreciar a simple vista, es que ésta tiene los tallos y las espiguillas glabros mientas que la castellana tiene un tomento fino pero muy denso que recubre los tallos, el eje de las espigas y las espiguillas.
El hábitat es marcadamente distinto: la vallesiana es de calizas, la castellana es endémica de yesos y margas yesíferas del Sur de Madrid y de zonas adyacentes de Toledo, Cuenca y Guadalajara, apareciendo dispersa en otros puntos de la geografía peninsular ( Salamanca y Zamora, Albacete y Castellón etc.)
Valencia: Taxon vigilado
Imágenes de K. castellana

Senda del Manantial (M) Darío Meliá
Barranco de Villacabras (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.