Herbácea perenne de la familia Orchidaceae.
El nombre del género es clásico y deriva del griego orkhis, testículo: los griegos y los romanos apodaron así a estas orquídeas por sus tubérculos parecidos a testículos; el epíteto viene de papilio, mariposa, por su labelo que recuerda las alas de una mariposa; labelo que suele estar marcado por líneas rojas dispuestas en abanico, subentero a crenulado, ancho tanto o más que su largo, plano o ligeramente cóncavo. Espolón característico, cilíndrico, de aproximadamente 9 a casi 14mm por 1,4-2,5, horizontal, algo arqueado en la madurez, de tonos rosados.
Habita en pardos y claros de matorrales, en suelos calizos o silíceos, en el arco mediterráneo; desde la mitad S de la Península hasta Turquía, desde el S de Francia hasta el Magreb y Cirenaica. Flora Ibérica en su reciente sistematización de las orquídeas ha adoptado un criterio sintético en su clasificación: aunque se habían descrito numerosas variantes, entre otras los ejemplares peninsulares se habían llamado  var. grandiflora por ser aparentemente sus flores algo mayores, ha preferido englobarlas todas en la especie; por otro lado, Carlos Aedo, el autor del género, ha mantenido el basiónimo en lugar de cambiarla al género muy próximo y denominarla Anacamptis papilionacea (L.) R.M. Bateman, Pridgeon & M.W. Chase como hacen algunos autores.
Castilla y León: Taxon de atención preferente.
Extremadura:  Taxon de interés especial (IE).
Navarra: Taxon sensible a la alteración de su habitat (SAH).
Valencia : Taxon en peligro de extinción (EN).
Imágenes de O. papilionacea

Abenójar (CR) Enrique Luengo
Los Cohonares, Aranjuez (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.