Liana trepadora de la familia de las Vitaceae.
El nombre científico se creó dando forma latina a dos palabras griegas, parhénos, virgen, y kissos, parra, vid: parra virgen, como en castellano. Quinquefolia describe sus hojas, compuestas por cinco foliolos.
Necesita un soporte, un muro o un árbol, para trepar, y lo hace de forma distinta a otras trepadoras autóctonas: en lugar de enroscar sus tallos como hace por ejemplo el Humulus lupulus, o de enroscar sus zarcillos como la  Vitis vinifera de su misma familia, tiene unos filamentos que nacen opuestos a las hojas y se dividen en (3) 5 -8 (12) rámulos terminados en discos adhesivos sobre casi cualquier superficie. La corteza de los tallos, pardo-rojiza, se estría y se desprende en tiras con la edad. 
Es neófita (o sea, recién llegada) de América del Norte, muy utilizada en jardinería por el color rojo-cobrizo que toman sus hojas a finales de verano mucho antes de caer y por su facilidad para cubrir rápidamente muros y fachadas sin causar los (supuestos) daños que se les atribuyen a nuestras hiedras. Se ha naturalizado en algunos puntos de la Península y su capacidad envoltora de árboles, ruinas, muros etc dificulta el desarrollo de trepadoras autóctonas.
Florece entre mayo y junio, con flores hermafroditas poco vistosas que dan lugar a bayas azuladas pruinosas caducas en otoño.
Desde el nivel del mar hasta los 800m.
Imágenes de P. quinquefolia

Poblado de La Marañosa (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.