Planta bienal, algunas veces perenne de corta vida, de 20-100 cm de altura, ramificada y con numerosos capítulos; de la familia  Compositae.
Picris era el nombre latino clásico de una hierba amarga tomado del griego pikrís y éste derivado de pikrós, amargo, amargor. El epíteto significa «parecido a un Hieracium», el nombre latino de una compuesta indeterminada que deriva del griego hierákion y éste de hiérax, halcón; Plinio el viejo reporta, con toda seriedad, la creencia de los griegos en que los halcones se restregaban los ojos en esta planta para que su jugo les preservara su agudeza visual.
Hojas alternas, las inferiores pecioladas, las superiores amplexicaules. Limbo lanceolado a elíptico con borde sinuoso, generalmente ciliado. Flores agrupadas en un capítulo de 2,5–3 cm. Brácteas involucrales externas lanceoladas, similares a las internas; involucro de 8-13 mm de longitud. Corola de color amarillo dorado. Todas las flores liguladas . Receptáculo sin escamas. Aquenio con un pico muy corto, vilano con más de 6 pelos, al menos algunos plumosos…
Ruderal y arvense, se cría en herbazales, claros y lindes forestales, y repisas de roquedos.

Gabriel Muñoz (Gu)
Gabriel Muñoz
Gabriel Muñoz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.