Planta perenne de hasta 80 cm, de base leñosa de la familia Rutaceae.
El nombre del género, ruda, ya lo usaban los romanos y los griegos para plantas de esta familia y como en todos los nombres antiguos es aventurado ir más allá en la búsqueda de su origen, aunque parece que deriva del griego rýomai : (yo) curo, preservo, por las propiedades medicinales de estas plantas. El epíteto específico significa en latín «de hoja estrecha».
Tallos glabros. Hojas con glándulas, más visibles por el envés; las basales pecioladas, 2-3 pinnatisectas, de hasta 17 cm, con los segmentos basales palmatisectos y muy pequeños;  las superiores subsentadas y menos divididas. Inflorescencia con pelos glandulíferos, laxa. Brácteas inferiores pinnatisectas, las superiores enteras o ligeramente dentadas. Pétalos amarillos 4 ( en flores centrales pueden ser 5) con uña bien marcada, fimbriados, con cilios estrechos, casi tan largos como la anchura del pétalo, amarillo-verdosos. Cápsulas de 8-12mm, de más cortas a tan largas como los pedicelos.
Parecida a la R. montana de la que se diferencia porque la montana tiene los pétalos erectos, los segmentos de las hojas muy finos y es glabra; la angustifolia tiene los pétalos patentes, mayor anchura los segmentos de la hojas y la inflorescencia es glandulosa.
No es muy común en el Sureste de Madrid y La Sagra. Se cría en suelos secos y soleados, calizos o arcillosos preferentemente. En espartales, pastizales o claros de bosque mediterráneo. Frecuente en la mitad oriental de la Península, más rara en la otra mitad. Circummediterránea, hasta los Balcanes.
Imágenes de R. angustifolia

Barranco del Horcajo (M) Darío Meliá
Pezuela de las Torres (M) Darío Meliá
Barranco del Horcajo, Martín de la Vega (M)
Pezuela de las Torres (M)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.