Planta herbácea anual, terófito escaposo de hasta 90 cm, endémica de la mitad sur peninsular. Terófito de la familia Caprifoliaceae.
El nombre del género está claramente relacionado con scabies, la sarna, y con scabiosus, -a, áspero, aspera, como la piel afectada por la sarna; scabiosa herba ya se usaba en la edad media para estas plantas y hay divisiones en el motivo: bien porque se creía útil para curar de alguna forma la sarna bien por la aspereza de de su indumento. El epíteto, que comparte con otras cuatro especies de diversos géneros, fue un homenaje a Emilio Fernández-Galiano, o Prof. Galiano como él gustaba llamarse, botánico co-creador de la revista Lagascalia y gran impulsor de la Flora de Andalucía Occidental, entre otros méritos. 
Tallos mas o menos pelosos. Hojas de 1,5-12 cm, pelosas, las basales rosuladas, atenuadas, oblanceoladas, enteras, dentadas o a veces pinnatifidas, las caulinares inferiores enteras, dentadas o a veces pinnatífidas, las medias lirado-pinnatisectas, con 2-3 (4) pares de lóbulos lineares hacia la base, enteros y el terminal notablemente más grande. Inflorescencia capituliforme, con una fila de brácteas involucrales de 3,5-10 mm; receptáculo peloso. Bractéolas linear-espatuladas, mas cortas que las flores. Involucelo de las flores distales de la inflorescencia de 4-4,5 mm, con tubo octosulcado y pelos claviformes, prolongado en un epidiafragma campanulado con 8 tenues depresiones membranáceas y rematado por una corona fuertemente plegada; el de las basales sin epidiafragma. Flores subactinomorfas o zigomorgas, hermafroditas, pentámeras, las de la periferia de mayor tamaño. Cáliz pateniforme, con 5 aristas de 3,5-8 mm, subiguales, que faltan en las flores basales, lo cual permite diferenciar esta especie sin dificultad de Scabiosa atropurpurea, en la cual no están ausentes. Capítulos fructíferos con las aristas de los cálices basales poco o nada desarrollados. (IV) V-VI (VII)
Florece fundamentalmente a finales de la primavera y principios de verano, en los días de mas insolación, en cuanto comienzan los calores, parece como si su ascenso coincidiera con la caída y agostamiento de otras flores y su ecología coincide con otras especies que aprovechan la menor competencia por el espacio y la luz, coincide en tiempo y apetencias con Nigela gallicaDelphinium gracile Mantisalca spinulosa, otros terófitos característicos de comienzo y medianías del verano en la cuenca miocena de Madrid-Toledo.
Se cría en suelos margosos, calcáreos o yesíferos; en pastizales nitrófilos, tomillares, espartales, coscojares, baldíos, taludes y bordes de camino, en sitios secos, entre 100 y 1200 m en los pisos termo y mesomediterráneo. Hay poca información de la distribución de la especie. Casi todas las citas son de la zona al sur del Tajo en Portugal, Andalucía, donde se concentran en la provincia de Málaga, un punto suelto en Ciudad Real, y luego, en la cuenca miocena de Madrid y Toledo, donde es abundante y muy característica de los terrenos margosos. En la flora vascular de Andalucía oriental se da como frecuente de todo el territorio oriental andaluz, aunque no haya citas escritas en Gbif ni Anthos (esta última con solo 7 citas para el territorio peninsular). La teoría del que escribe estas líneas es que no apetece salir a herborizar por los pastizales resecos cuando aprietan los calores característicos de la mitad meridional, porque esta especie es muy abundante en el monte.
Imágenes de S. galianoi

Barranco del Horcajo (M) Darío Meliá
Arroyo de Los Migueles, Rivas Vaciamadrid (M) Darío Meliá
Villaconejos (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.