Arbol de hasta 10 m. de la familia Tamaricaceae.
Tamarix, tamariscus, tamarice eran los nombres comunes que utilizaban los romanos para estos arbustos, cuya etimología no está clara; Tournefort creó el género llamándolo Tamariscus, pero Linneo prefirió usar la forma actual. Gallica alude a la Galia, Francia para los romanos, lugar de donde la especie es nativa.
Hojas con pocas glándulas secretoras de sal o sin ellas. Inflorescencia en panícula simple en la primera floración primaveral, en las postveraniegas también compuestas. Racimos de hasta 5 mm, simples generalmente en las ramillas del año en la floración primaveral. Raquis de la inflorescencia glabro. Bráteas triangulares, más cortas que el cáliz, con márgenes no papilosos. Flores pentámeras. Pétalos de elípticos a ovados. Disco nectarífero sínlofo. Anteras por lo general apiculadas. Cinco estambres.
Se cría en lugares húmedos.
Después de haberlo buscado en el territorio del herbario tan solo hemos encontrado unos pocos pies plantados.
En el Sureste de Madrid y La Sagra, no hemos visto tarayes que se ajusten a las características que de éste se dan en F. I. Por lo general (en el Sureste de Madrid en muchos individuos), no hay una línea definida que separe las distintas especies del género, con frecuencia encontramos pies con caracteres intermedios que dan lugar a un gradiente sin discontinuidad entres las distintas especies; es probable que las especies del género sigan evolucionado y aún no sean del todo estables; esta indefinición se da entre T. africanaT. canariensis y T. matritensis. De T. gallica, solo hemos visto unos pocos pies plantados y damos por hecho que no es autóctona del Sureste de Madrid y La Sagra. Nos da la impresión que cuando se da con un ejemplar con caracteres intermedios que no encajan en ninguna de las especies descritas en Flora Ibérica, T. gallica se toma como cajón de sastre donde se mete todo aquello que ofrece dudas. En muchas ocasiones es difícil asignar a una especie u a otra distintos pies, aunque no hay dudas en cuanto a decir que no son T. gallica si nos atenemos a la descripción que se da de él en la citada obra.
Revisando el pliego de T. matritensis, recolectado en Aranjuez el 19 de mayo de 1924, revisado por Santos Cirujano en 1992 para Flora Ibérica y pasado por éste a T, gallica, vemos que se trata de una floración primaveral en ramas leñosas, con numerosos racimos naciendo de 2 y 3 en el mismo punto, además las brácteas son subuladas y superan el cáliz; caracteres totalmente distintos a los que el mismo autor da para la especie en Flora Ibérica.
Artículo en Broteria -Série Botanica, revista lusa, núm 23, 1929, págs 101 y sig.
Nuevas especies de Tamarix en España central
Autores: C. Pau y E. Huguet del Villar

«De ninguna manera se pueden confundir nuestras especies con la gallica.
Los discos del T. gallica a veces son similares a los del T. viciosoi ; pero, aparte de otras cosas, los sépalos en T. viciosoi son marcadamente obtusos, incluso redondeados y largamente incoloro-escariosos, mientras que en T. gallica son agudos, inferiores verdes y superiores purpúreos, lo que les distingue a primera vista. También se puede distinguir a la primera la especie castellana de la gallica por los sépalos , aparte del disco; T. esperanzana y el T. matritensis por los frutos, las semillas y los vilanos que son más pequeños; y el T. esperanzana además por las bractéolas y en parte or las hojas mucho menos agudas cuando no obtusas.»
Imágenes de T. gallica

Laguna del Campillo (M) Darío Meliá
Syntypus T. matritensis. Pliego de mayo de 1924, revisado para Flora Ibérica y llevado a T. gallica con racimos primaverales sobre ramas leñosas y en grupos de 2-3.

Aprende a diferenciar los tarayes
Tarayal halófilo
Tarayal no halófilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.