Hierba perenne. Geófito tuberculado, con dos tubérculos ovoides, de la familia Orchidaceae
Los dos tubérculos pareados son el origen del uso de la palabra griega «orchis«, cojón, en román paladino, o testículo hablando fino, para originar a partir de la misma el nombre de la familia. El nombre del género viene del griego a-, prefijo que quiere decir «sin», y kéras, kératos: cuerno, porque a diferencia de otras orquídeas la flor de esta no tiene espolón o cuerno. El epíteto está compuesto por las palabras griegas ánthropos, hombre, y -phorum, portador de; que lleva la forma de un hombre.
Hay quien prefiere llamarla con su sinónimo, Orchis anthropophora (L.) Allioni.
Con tallos finos de 12-38 (50) cm, con escamas envainadoras y blanquecinas en su base. Con hojas de 6-20×1,2-3,6 cm, envainadoras, obtusas, con numerosos nervios longitudinales bien marcados, las inferiores lanceoladas y las superiores más estrechas, mas cortas y agudas, con aspecto de brácteas. Inflorescencia de hasta 19 cm, con numerosas flores sésiles. Lo más distintivo es el aspecto de la flor, que recuerda a un hombrecillo colgado, debido a la presencia, de una corola con dos lóbulos laterales que asemejan los brazos y un lóbulo central bifurcado en dos, que asemeja el cuerpo y las dos piernas. Los 5 sépalos, ovales confluyen formando la parte que asemeja la cabeza. La última foto de la presentación muestra muy bien esta macabra representación que hace la imaginación humana de tan bella flor.
Es una flor de prados, matorrales y claros de bosque, indiferente edáfica, que se distribuye por toda la península ibérica, vinculada a zonas forestales. En el sureste su localidad clásica es el Carrascal de Arganda, pero hay citas de Aranjuez y creemos que debe estar en más puntos, en especial las zonas más frescas, donde aparezca el quejigo. Un lugar donde hemos encontrado numerosos ejemplares es en los encinares-coscojares sobre suelos ácidos, cuarcíticos, del Butarrón, donde las precipitaciones alcanzan un mínimo en la comarca, quizás el punto más escaso en precipitaciones, con ombroclima semiárido, rondando el árido, de donde es la foto del ejemplo, mientras las restantes son del Carrascal de Arganda, más húmedo, con un bosque mixto de quejigo, encina y coscoja ubicado también sobre depósitos arcilloso-arenoso-cuarcíticos de reacción ácida.
Castilla La Mancha: Taxon de interés especial (IE).
Murcia: Taxon vulnerable (VU).
Valencia: Taxon vigilado.
Imágenes de A. anthropophorum

El Butarrón, Ciempozuelos (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.