Planta herbácea perenne. Geófito bulboso de la familia Amaryllidaceae.

Allium era el nombre que usaban los romanos para los ajos; Cyrilli, alude a Cyrillo o Domenico Maria Leone Cirillo (1739-1799), botánico y médico italiano, al que el autor de la especie, el también botánico y médico Michele Tenore (1780-1861), discípulo suyo,  homenajea dando nombre a esta especie que descubre en el sur de Italia. Hay que tener en cuenta que Cirillo fue ejecutado, cuando Tenore tiene 19 años por el cardenal Fabricio Rufo y el borbón Fernando IV tras participar del breve gobierno jacobino, apoyado por la Francia revolucionaria de la República Partenopea, derrotada por los monárquicos, que poco tiempo después fueron derrotados a su vez por la Francia imperial, que impuso el reino títere del hermano de Napoleón, José Bonaparte. Los amantes de la botánica también nos metemos en política, a menudo con funestos resultados, para la botánica en este caso.

DescripciónA. cyrilli se caracteriza por tener un bulbo de 1-3,5 cm, tallo de 50-60 cm con 3-5 hojas todas en roseta basal, verde glaucas, de de 20-30 cm x 10-25 mm, erectas en crecimiento y después más o menos aplicadas al sustrato; sin bulbilos en hojas modificadas a diferencia de Allium nigrum, con el que se confunde y con hasta 50 bulbilos subterráneos blancos y estipitados, a veces ausentes (mientras A. nigrum carece de estos); espata dividida en 2-3 segmentos, con valvas de hasta 2 cm, estrechamente triangulares y acuminadas; inflorescencia de 4-7 cm de diámetro, hemisférica o fastigiada; con tépalos de 6-7 x 1-2 mm, blancos o blanco verdosos o más raramente rosa púrpura (en poblaciones de fuera de la península),  lineares a linear lanceolados, acuminados, reflejos en la antesis; filamentos gruesos en su base, de 6,5 mm de longitud, estrechamente triangulares, de 1,5-2,5 mm de ancho en la base, gradualmente estrechados hacia el ápice; ovario liso, púrpura oscuro a negro en antesis y verde en maduración; cápsula de unos 5 mm, esférica; semillas negras más bien piramidal-poligonales, de contorno semicircular-elipsoidal, 3,5-4,1 x 2,5-3,1 mm (población de Villargordo del Cabriel, medidas con calibre de 0,01 cm de precisión).

Distribución, hábitat, ecología y problemas de conservación: especie circunmediterránea, con poblaciones en Argelia, Francia, Italia, y el mediterraneo oriental y países en torno al mar Negro (en Crimea, Ucrania), Turquía, Grecia. Su presencia era desconocida en España hasta que descubrimos que las poblaciones de Allium nigrum de Zaragoza (en torno a Caspe), Valencia, Alicante, Albacete, Toledo y Madrid, se trataban en realidad de Allium cyrilli, un error repetido desde hace mas de un siglo.

Habita en barbechos, bordes de cultivos o campos de cereal extensivos donde no se apliquen herbicidas y en herbazales ruderales o pastizales sobre suelos arcillosos ricos en bases. Necesita cierto grado de alteración del suelo, que impida su progresión hacia el bosque, el matorral o el herbazal vivaz, de donde será desplazado. Ese medio son o bien las arcillas magnésicas, que se comportan como vertisoles e impiden o hacen muy difícil la evolución hacia formaciones mas «evolucionadas» o bien los ámbitos arvenses, donde el laboreo, si es poco intensivo y no se aplican venenos, favorece su sistema de dispersión gracias a la proliferación de múltiples bulbilos estipitados, clones de la planta madre que generan múltiple descendecia que el laboreo propaga. Por desgracia agricultura es hoy sinónimo de fitosaniarios, que han llevado a los campos a convertirse, de medios feraces, repletos de vida, plantas, insectos y aves de medios abiertos y esteparios a tierras muertas, dependientes de insumos cada vez mas caros, estériles, sin bacterias, hongos, plantas o vida mas allá de la especie cultivada, abocando a la extinción de la flora arvense o de medios esteparios (las estepas naturales están casi en su totalidad cultivadas) y a las aves antes corrientes.

Muy escaso y amenazado, en Madrid las poblaciones de Cerro Negro-Barrio de Delicias ya se extinguieron hace muchos años, por el crecimiento urbano. En Vicálvaro no ha vuelto a encontrarse y en Vallecas, tras redescubrirlo en 2018, hemos constatado que han sido eliminadas sus dos subpoblaciones, de Valdemingómez por las obras del bosque metropolitano y de Valdecarros por movimientos de tierras que han enterrado todos los ejemplares. En estos momentos solo persiste una población de unos 200 ejemplares en Rivas Vaciamadrid, en descampados urbanizables de uso industrial del barrio de la luna y en el borde del olivar de la partija, donde el uso recreativo supone que aparezcan aplastados y no lleguen a florecer. Por tanto, en Madrid y zona centro, está en peligro crítico, máxime cuando tampoco se ha vuelto a tener noticia del mismo en Aranjuez y en Toledo perviven media docena de ejemplares en un parque urbano reforestado con pinos en su casi integridad, lo cual crea un hábitat en el que no puede prosperar y acaban por desaparecer. De todas estas cosas y mas damos noticia en el artículo que se enlaza a continuación:

Más fotos de Allium cyrilli

Inflorescencia. Se aprecian los pétalos estrechamente lineares, el ovario negro y los filamentos triangulares. Rivas-Vaciamadrid.

Fotos. Rubén de Pablo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *