Hemicriptófito de hasta 30 cm de la familia Compositae.
Los romanos latinizaron el nombre griego κίρσιον kírsion, derivado de κρισός kirsós varices: según la medicina tradicional las raíces de algunos cardos se utilizaban para reducir la hinchazón de las venas. El epíteto ha pasado, en su forma latina, a ser palabra técnica del lenguaje botánico: acaule, sin caule o sea sin tallo: con las flores, en este caso en capítulos, sentados o cortamente pedunculados que emergen en número de 1 a 3 de la roseta basal, formada por hojas de margen espinoso, divididas en lóbulos ondulados. Las espinas apicales son robustas, de 2 a 3mm de largo, amarillentas. Brácteas involucrales en varias filas, lampiñas, las externas rematadas en una pequeña espina. Flores azuladas.
Se cría en suelos profundos y con cierta humedad, a pleno sol. Su distribución alcanza toda la cuenca mediterránea y por el E alcanza el C del continente asiático.

Condemios de Arriba – J. C. Campos Casabón
Alto Tajo (Gu) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.