Arbusto de la familia Cistaceae.
El nombre del género era en griego kisthós, de origen desconocido; el epíteto en latín quiere decir blanquecino, de albus blanco, por su indumento que de la un tono blancuzco. 
Arbusto erguido que supera con facilidad 1 m. de altura. Hojas opuestas, sésiles, semiabrazadoras con margen ligeramente revoluto, cubiertas densamente de pelos por ambas caras. Inflorescencia terminal, cimosa de pedicelos largos con 3-8 flores sin brácteas involucrales, de pétalos rosados, muy rara vez blancos, 5 sépalos; estambres desiguales que alcanzan la misma altura que el estilo. Cápsulas deshicentes en 5 valvas.
Poco exigente en cuanto a la calidad edáfica, prefiere los suelos calizos, pedregosos y pobres. Forma matorrales  en zonas de clima seco y muy caluroso en verano, huyendo de los enclaves muy fríos. Su área de distribución empieza en la mitad S de la Península hasta los 1400m hasta Italia y por el Sur hasta el Magreb. Florece entre (enero) febrero y junio (julio), con pétalos caedizos a los pocos días. 
Las encontramos en el entorno de la Dehesa de Arganda y en el Pingarrón-Butarrón, bajando hasta las proximidades del Jarama por los barrancos.
Cultivo:
Las cápsulas se recogen a finales de verano-otoño y se pondrán al sol si no están abiertos. Las semillas se separan mediante cribados o aventados; éstas se pueden almacenar en bolsa porosa a 4ºC.
Para la siembra, que se efectúa en primavera, se puede hacer un escaldado a 100ºC, dejando en agua 24 h, que imita la acción de fuego resquebrajando los tegumentos de la semilla que la hacía impermeable. Si no se escaldan, el indumento se quiebra con los años, lo que permite la germinación al cabo de unos años en ausencia de incendios. 
Se ha de proceder al repicado en cuanto tengan hojas verdaderas.
Las plántulas deben protegerse de las heladas extremas.
Imágenes de C. albidus

El Butarrón (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.