Herbácea anual, de un color verde-blanguecino por el indumento de pelos,  de la familia Caryophyllaceae .
Es fácil adivinar el significado del binomio : arenaria, planta que gusta de vivir en suelos arenosos, y con hojas parecidas a un serpyllum, de hérphyllon, el nombre común en griego del tomillo.
Tallo más o menos erecto o prostrado, ramoso desde la base; recubierto de pelos retrorsos en la base y glanduloso-patentes en la parte superior. Hojas opuestas, con pecíolo muy corto las inferiores y sésiles las siguientes, ovado-elípticas, de margen pubescente. Flores pentámeras de pétalos blancos, ovales, margen entero, cáliz peloso. Sépalos ovados, agudos, más largos que los pétalos, de margen membranáceo. Fruto en cápsula piriforme- urceolada, con dientes lustrosos y estrechos, que contiene 6 semillas oscuras, recubiertas de pequeños tubérculos.
Especie cosmopolita, habita en suelos sueltos, arenoso-pedregosos, grietas entre rocas. Se utiliza como planta decorativa para rocallas. Vive hasta los 2000m y florece de mayo a septiembre.
Imágenes de A. serpyllifolia

Rivas Vaciamadrid (M) Rubén de Pablo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.