Hierba perenne bulbosa. Geófito de la familia Iridaceae.
Gladiolus, nombre que se encuentra citado en Plinio referido a esta especie y a la muy similar G. italicus, viene de gladius, la espada corta de los legionarios, con el sufijo diminutivo: sus hojas parecen pequeñas espadas o estoques. Obviamente el epíteto significa «común» y lo es en toda la Península y Baleares, así como en el resto del S de Europa, en su hábitat: herbazales y claros secos, con frecuencia pedregosos, con buena insolación. La morfología de esta especie es bastante variable y se han descrito numerosas subespecies, en algunos casos elevadas al rango de especies distintas: G. illyricus, byzantinus, reutieri, dubius, aunque no hay consenso en aceptarlas o en reducirlas a ejemplos de la gran variabilidad del G. communis. Las que sí están claras son las diferencias entre el communis y el italicus: el primero tiene las flores todas  o casi todas a un lado del tallo, el segundo tiene inflorescencia dística, o sea, con las flores que caen a un lado y a otro del eje central; tiene anteras más cortas o iguales que su filamento, mientras que el segundo, cuando no están abortadas, las tiene más largas, las cápsulas más largas que anchas y las semillas anchamente aladas, mientras que el segundo tiene cápsulas globosas de igual ancho que largo y semillas sin alas. El G. italicus es arvense: prefiere los campos cultivados de secano y los terrenos alterados de sus alrededores, no tan secos; de ordinario es algo más grande y robusto que el gladíolo común.
Murcia: Taxon de aprovechamiento regulado.
Imágenes de G. communis

Urtajo (M) Darío Meliá
La Boyeriza (M) Darío Meliá
Villacabras (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.