Planta herbácea anual. Terófito de la familia Papaveraceae.
El nombre del género viene del latín,  derivado del sánscrito papavira o papavara, que significa «jugo dañino». Todas la amapolas tienen jugo o látex pero el que es tóxico es el del Papaver somniferum   , el opio. El epíteto específico que le dio Linneo significa obviamente híbrido, quizás no literalmente sino en el sentido de que tiene características de una y otra especie.
Planta de 35-50 (85) cm de alto, híspida. Las hojas son pinnatipartidas en segmentos aristados, de hasta 10 cm. Los pedúnculos de las flores tienen pelos rígidos aplicados, a veces patentes. Pétalos, más largos que anchos, purpúreo-rojizos con mancha basal negra, están más o menos solapados. Cápsula, ovoide-globosa de longitud inferior al doble de su anchura, igualmente está recubierta de setas rígidas arqueado-ascendentes. El disco es convexo, de margen crenulado, con 6-9 (12) radios. Sobre los filamentos destacan las anteras azuladas, al igual que en  Papaver rhoeas , pero los filamentos son en esta especie claviformes, no filiformes.
Frecuente en la Península y Baleares, se extiende por Europa meridional, el Suroeste de Asia, Norte de África, Macaronesia. Arvense, ruderal y viaria, a veces en pastos pedregosos.
Florece de marzo a julio y sube hasta los 2.000m.
Imágenes de P. hybridum

Leganés Norte (M) Darío Meliá
La Boyeriza (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.