Planta perenne de la familia Crassulaceae .
El nombre del género se remonta a la época romana por lo menos, sin que se pueda establecer su origen con certeza; se aplicaba a varias crasuláceas, los sedum y las siemprevivas. Gypsícola significa habitante de los yesos y es denominación acertada porque es donde se encuentra con más frecuencia, aunque también vive en margas, en calizas y esquistos y es capaz de vivir sin aparentes problemas en todo tipo de suelo. Según las denominaciones adoptadas en la Checklist de los gipsófitos ibéricos (2009) estaría en el grupo 2: gipsóvagos.
Muy glanduloso-papilosa toda ella, con un color entre gris y glauco, a veces rojiza, hojas alternas sésiles generalmente más de dos veces más largas que anchas. Tallos floríferos de hasta 30cm de alto con inflorescencias  de hasta 5cm de diámetro. Muy parecida a S. album en el que las hojas de los tallos fértiles suelen ser glabras.
Se distribuye por el C y SE de la Península y por el Magreb, de 100 a 3000m de altura, y florece entre junio y agosto. Común en el Sureste de Madrid y La Sagra, prefiere suelos de yeso o calizos, también vive sobre las rocas de estos materiales y lo podemos encontrar sobre cualquier sustrato.
Imágenes de S. gypsicola

Pº de La Marañosa (M) Darío Meliá
Puerto de la Marañosa
Martín de la Vega (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.