Árbol robusto de la familia de las  Malvaceae .
Los romanos ya conocían el género y lo llamaban así, tilia, sin que sepamos de dónde viene el nombre; cordata, del latín cor, cordis, quiere decir en forma de corazón, con referencia a la hoja. Hoy la palabra que se emplea en botánica para este tipo de hojas es cordiforme.
Es algo más pequeño que el tilo común, Tilia platyphillos. En la ficha del tilo común se dan unas claves para diferenciar las dos especies, aunque hemos de añadir que se hibridan fácilmente y dan lugar a tilos con caracteres bastante cambiantes, que son precisamente los que suelen ofrecer los viveros. Los híbridos se denominan Tilia x vulgaris Hayne. En forma pura, el T. cordata requiere un clima continental con inviernos fríos, veranos cálidos y  poca lluvia por lo que su distribución natural en la Península se limita a las montañas del Norte y el Pirineo, con citas también en montañas del centro pero siempre donde la pluviometría es escasa. Su distribución en el resto de Europa se extiende desde Francia -excluidas las zonas más lluviosas, como Normandía – e Inglaterra oriental hasta más allá de los Urales y por el Sur hasta el Cáucaso.
Como curiosidad recordaremos que Carlos Linneo se llamaba así en relación con el tilo, en sueco lind, pero no era su verdadero nombre. «Linné» se lo había inventado como apellido su padre Nils al entrar en la universidad, en recuerdo de un gran tilo en terrenos de la familia, y según las normas Carlos se debería haber llamado Carl Nilsson, el hijo de Nils.

Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.