Planta herbácea perenne. Hemicriptófito de la familia Cruciferae.
Linneo creó el género limitándose a escribir que lo tomó de Dioscórides; la obra de éste se copió una y otra vez hasta casi el s. XV, cuando los botánicos modernos la dejaron por fin por obsoleta; según uno de ellos, Rembert Dodoens, su nombre se debe a una errata: un copista confundió la letra Delta inicial en  Δράβη Drábe y la tomó por una A, por lo que escribió Árabe,  luego latinizado en Árabis.
Las cuatro especies del género Arabis  del sureste de Madrid son Arabis auriculataArabis parvula, Arabis planisiliqua  y A. hirsuta. A. parvula es de pequeño tamaño, menos de 15 cm en general, efímera, de frutos y hojas recios, sólo la hemos encontrado en suelos calizos pedregosos, en solanas o cumbres de colinas secas, venteadas, en tomillares. A. auriculata es más flexible. Da ejemplares de 10 cm, en yesos, margas o calizas,  en solanas, en herbazales húmedos, o en umbrías donde alcanza tallas de 30 cm. Aparece en sitios despejados, a pleno sol, en tomillares, salviares o prados Sus hojas mucho más herbáceas y con claras aurículas la distinguen. Ambas son anuales
Arabis planisiliqua y Arabis hirsuta son perennes y las hemos encontrado en bosques o arbustales, en quejigar, encinar o coscojar, siempre bajo cubierta o en la cercanía de árboles, en ambiente nemoral. Son mucho más altas que las otras. Arabis planisiliqua es propia de los ambientes más húmedos y por tanto, está en zonas de quejigar o encinar con quejigos. Arabis hirsuta aparece también en encinares y coscojares.
Flora ibérica señala que tiene de 15 a 30 (50) cm. Los ejemplares fotografiados se acercan más a los 50 que a los 30 cm. Tiene los márgenes de las hojas, tanto caulinares como de la roseta basal, con dientes y unas pequeñas auriculas. Aunque el epíteto hirsuta indica pelosidad de pelos desordenados, esta no es muy patente, especialmente en los ejemplares mas a la sombra.. Su hábitat según Flora Iberica son fisuras en rocas, pedregales y claros de bosques de la mitad norte, Sierra Nevada y Sierra de Baza, a partir de los 500 m. En nuestra zona estaría pues en sus límites de distribución, por eso no es raro que la veamos más a la sombra de las coscojas que en los claros, buscando la protección de la desecación; Olmeda de las Fuentes, Nuevo Baztán, en ambiente de quejigar, calizo y lugares húmedos y en San Martín de la Vega, en el Butarrón, en barrancos boscosos ocupados por un encinar-coscojar muy denso, orientados a umbría, en calizas, yesos o en suelos silíceos, cascajosos-arenosos, con un horizonte superior con abundante humus. Esta es una localización semiárida en la que frecuentemente las lluvias rondan los 300 mm anuales y no suelen superar los 400mm.
Imágenes de A. hirsuta

Olmeda de las Fuentes (M) Rubén de Pablo
El Butarrón, Ciempozuelos (M) Rubén de Pablo
(CR) Enrique Luengo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.