Geófito rizomatoso de la familia Orchidaceae, de hasta 70 cm.
El nombre del género se compuso a partir del griegoκεφαλή,  cephalé = cabezay del latín (botánico, porque en el de Roma la palabra no existía: se tomó del griego ἀνθερóς antherós que en realidad significaba otra cosa, «florido») anthera: por las anteras redondeadas en forma de cabezuela. El  epíteto se retomó de Plinio, que llamó damasonium una planta que no se ha podido identificar.
Tallos verdes, estriados, macizos, glabrescentes. Hojas glabras, de margen entero; lanceoladas, se ensanchan cerca de la base (más anchas que otras especies del género), más largas y estrechas las más cercanas a la inflorescencia. Inflorescencia de hasta 21 cm. con flores sésiles (hasta 13 por inflorescencia), blanco-cremoso, en la axila de una bráctea más larga que el ovario, que es lo que la distingue claramente de la muy similar Cephalantera longifolia.
Muy rara, en el Sureste de Madrid. Se cría en ambiente de bosque, en lugares húmedos y umbrosos, generalmente sobre suelos calizos.
Florece entre mayo y junio.
Murcia: Taxon de aprovechamiento regulado.
Valencia: Taxon vigilado.
Imágenes de C. damasonium

Titulcia (M) Julio Martín
Julio Martín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.