Arbusto de la familia de las cistáceas.
El nombre halimium era la transposición en latín del griego  hálimon, que se encuentra en Dioscórides aplicado a  una planta botánicamente muy distinta, el  Atriplex halimus , la orzaga. Als significa sal y de ahí hálimos, -on : salino, porque efectivamente los Atriplex a los que se refería el médico-botánico son de ambiente salobre. El hecho de que halimium pasara a ser nombre de género ha tenido sus inconvenientes: Clusio, el gran descubridor de las plantas de la Península en el s.XVI, denominó Cistus folio halimi a una cistácea «con hojas parecidas a la orzaga». Dunal consideró que esta especie y otras debían formar género aparte dentro de las cistáceas y eligió Halimium, con lo que hoy la planta de Clusio se denomina Halimium halimifolium y el nombre de la que nos ocupa, H. atriplicifolium, significa literalmente «halimio (orzaga) con hojas de atriplex (orzaga), y el de la anterior es «halimio con hojas de halimio». Bien es verdad que en ambos casos, H. atriplicifolium halimifolium las hojas guardan bastante parecido, en su color plateado en la especie que nos ocupa,  con las del Atriplex.
El jaguarzo blanco es un arbusto muy ramoso, derecho y compacto de metro-metro y medio de alto, de hojas opuestas y de forma variable, las de las ramas estériles con un pecíolo corto y las de las floridas sentadas: todas cubiertas por ambas caras de unas escamitas blanquecinas que le dan ese aspecto plateado y que al refractar la luz del verano ayudan a la planta a sobrevivir a la sequía mediterránea. Tiene ramillas floridas laterales sin hojas en tramos largos de la parte apical cubiertas de largos pelos rojizos perpendiculares viscosos, que aparecen también en los cálices y son un elemento que permite reconocer fácilmente la especie. Brácteas rojizas, caducas; flores en cimas ramosas apicales, tres sépalos ovado-lanceolados, cubiertos de tomento blanquecino con numerosas cerdas purpúreas. Pétalos prontamente caducos, amarillo-dorados, con frecuencia con mancha parduzca en la base. Pistilo muy peloso con estilo bien desarrollado. Fruto en cápsula, 1cm, ovoide, que se abre por tres valvas.
Termófilo y acidófilo, conforma el llamado monte blanco, junto con jaras, cantuesos y otras matas en claros de alcornocales, quejigares, pinares.
Habita en el centro-sur de la Península, donde sube hasta los 1500m,  y en el N de África.
Florece de marzo a junio, a veces hasta dos meses más tarde según venga la temporada.
En Madrid lo podremos encontrar en la Dehesa de Arganda y en Valdecorzas, también en Arganda, donde  quizás señale antiguos dominios del alcornocal. Hoy día es el sotobosque de pinares de pino piñonero, supuestamente de repoblación (aunque el aspecto de algunos bosquetes es muy natural, con masas irregulares de ejemplares de todas las edades). Cutanda, que vio estas poblaciones de Arganda a mediados del s. XIX, reseñó también otras en el extremo occidental de la Comunidad, en Navas del Marqués – Hoyo de Pinares que creemos haber visto pero cuya presencia no podemos comprobar al haberse cercado esos montes hace unos años.
Valencia: Taxon en peligro de extinción (EN)
Imágenes de H. atripicifolium

Valdecorzas, Arganda (M) Darío Meliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.