Planta vivaz hemicriptófita de la familia de las compuestas.
El género Aster se caracteriza por tener flósculos amarillos, siempre de distinto color que las lígulas. Involucro con muchas filas de brácteas, receptáculo plano con hoyitos. Fruto comprimido y vilano de 2 o 3 anillos de pelos.
En griego, aster es un astro, una estrella y los Aster, por la disposición de sus lígulas, recuerdan una estrella. Recientes estudios filogenéticos han segregado el género Galatella del género Aster  y en el caso de que la especie tenga lígulas, la diferenciación morfológica es clara:  las flores ligulares periféricas del nuevo género no son femeninas sino neutras, estériles, mientras que en los Aster  son femeninas. De ahí la elección del neologismo Galatella, diminutivo de Galatea, la estatua que construyó Pigmalión: éste era misógino y rehuía la presencia de mujeres. Según este planteamiento la especie debe llamarse Galatella sedifolia (L.) Greuter, y éste es el criterio que siguió Nicolás López en su tesis doctoral sobre las compuestas de Madrid y que sigue Ginés López González (com. pers.),  al igual que  The Plan tList. Por nuestra parte, y atendiendo al criterio general de este herbario, mantenemos la denominación clásica hasta que se pronuncie Flora Iberica. El epíteto está claro: sedifolium, sedifolia, significa » con hojas parecidas a un Sedum» .Aster sedifolius es una especie de floración veraniega-otoñal (agosto-octubre), por lo que es difícil de detectar. Se puede confundir dentro del territorio de estudio con Aster wilkommii, que tiene lígulas violetas, mientras que Aster sedifolius presenta lígulas de color azul o lila-rosadas, a veces tan decoloradas que parecen blancas. Otra diferencia es que Aster willkommii tiene las hojas lanceoladas y pecioladas, mientras que Aster sedifolius las tiene sentadas, estrechas, oblanceoladas a casi lineales y con tres nervios paralelos, las caulinares y las basales prácticamente iguales ( otra especie presente en Madrid, la A. aragonensis, tiene hojas fuertemente dimórficas, las basales oblanceoladas a espatuladas, las caulinares aciculares). Su hábitat típico son los claros de bosques, matorrales y pastizales de montaña en afloramientos calizos de la cordillera cantábrica, sistema central, sierras béticas, montes de Toledo y sobre todo, sierras calizas de la mitad este peninsular (sistema Ibérico, sierras de Valencia, cordillera costera catalana), sobre suelos yesíferos, margosos, arcillosos o calizos, raramente sobre suelos ácidos, desde los 200m hasta los 1870m en las cumbres de la sierra de Lújar (Granada), sobre dolomías. 
Muy rara en Madrid, se puede encontrar en los pinares de la Encomienda Mayor de Castilla (Villarejo de Salvanes) y en algunos puntos de las umbrías de el Piul, en coscojares claros y matorrales calcícolas sobre canchales de dolomías con margas. Las fotos de Rivas-Vaciamadrid, tomadas en Agosto, son de ejemplares de lígulas muy claras distintas del habitual azul claro de la especie. Recientemente se ha encontrado un ejemplar en el Pardo, un hábitat extraño para una especie aparentemente basófila, localización donde no se citaba desde 1945.
Imágenes de A. sedifolius.

El Pardo (M) J. Braschi
Rivas Vaciamadrid (M) Rubén de Pablo
Navalascas (Av) Enrique Luengo
El Pardo (M) J. Braschi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.