Plantita  herbácea, grácil, anual de la familia Cistaceae.
 El nombre del género (que se debería pronunciar heliánthemum)  apareció por primera vez en una obra de Valerius Cordus, físico médico y botánico alemán del s.XVI, uno de los primeros en reinterpretar los viejos textos de Dioscórides describiendo las mismas plantas sobre la base de sus propias observaciones de campo al natural. Está compuesto a partir de hélios, sol en griego, y ánthos, flor: flor del sol, porque son plantas de lugares soleados cuyas flores apuntan hacia el sol. Fue posteriormente J.Pitton de Tournefort quien creó el género, luego atribuido a Miller por las reglas de nomenclatura botánica. El epíteto específico se lo puso Linneo, atribuyéndole el dato a Jussieux, seguramente por lo exótico que es Egipto aunque se da en casi toda la región mediterránea y aledaños.
Tallos erectos o ascendentes-erectos, en general vellosos, pedicelos fructíferos filiformes reflejos, cáliz membranáceo amarillento; cápsula uniformemente pelosa, semillas más o menos globosas.
Se cría en pastos secos de anuales, matorrales y tomillares despejados, preferentamente en suelos arenosos, silíceos, hasta los 1400m.s.n.m. Se distribuye por todo el C y W de la Península.
Florece de febrero a junio (julio).

Dehesa de Arganda (M) Rubén de Pablo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.