Planta anual, glabra, glauca a parduzca, de la familia de las Crassulaceae.
Sedum se aplicaba en la antigua Roma a varias crasuláceas, entre las que se han identificado el Sedum album y la siempreviva menor, Sempervivum tectorum. Como en tantos otros nombres comunes del latín es difícil remontar hasta su origen. El epíteto se refiere a una característica que permite identificar la especie: los pedicelos filiformes, flexuosos, más largos que el cáliz. De tallos erectos ramificados que pueden pasar de los 10cm de alto (la subespecie pedicellatum se distingue por su mayor altura de los tallos y por la ramificación que puede empezar desde casi la base).
De color glauco tirando a pardo, glabra, hojas alternas ovoideas a cilíndricas, inflorescencia laxa largamente pedunculada, flores pentámeras, sépalos soldados en la base y pétalos libres elípticos, largos el doble que los sépalos o más, de color blanco rosado con el nervio central más oscuro. Estambres 10, algo más cortos que los pétalos.
Vive en pastos terofíticos de montaña, desde los 600 a los 2000m. La subespecie es endémica de la Sierra de Guadarrama.
Florece de mayo a agosto.
Imágenes de S. pedicellatum pedicellatum

El Tiemblo – J. C. Campos Casabón
La Cabrera (M) Darío Meliá
Gavilanes (Av) Enrique Luengo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.